miércoles, 27 de abril de 2016

Nebulosa sobre la Capilla

Hace unos días, hablando de chatarra espacial con una amiga,  me dio por rescatar una de esas fotos que quieres mejorar antes de presumir de captura. El dejar macerar una foto a veces te muestra que esa obsesión por querer aproximarte más y más a la perfección, en ocasiones no tiene razón de ser. 
A pesar de sus miserias pese a las 15 tomas apiladas, falta de detalle, ruido atronador y no haber podido acomodar la Nebulosa de Orión donde hubiera querido… esta es una de mis capturas preferidas.

La dificultad radica básicamente en que es una foto a ciegas, donde no se ve por el telescopio ni capilla (ya que tiene que estar con sus focos apagados), ni horizonte y mucho menos la nebulosa; salvo un tenue puntito de luz de alguna estrella cercana que te sirve de guía visualmente.
Fotomontaje compuesto de 3 fotos reales para comparar tamaños

La potente luz de Viveiro es el principal impedimento, teniendo que hacer parasoles personalizados con cada una de las farolas que tienes en frente. 

Como veo muy difícil ya volverlo a intentar, me doy por satisfecho, dejando esta idea estática como aquel satélite GEO tan lejano y que desde allí volverá a reflejar la luz del Sol algún otro día.
7 tomas apiladas con movimiento estelar

No hay comentarios:

Publicar un comentario