martes, 26 de enero de 2016

sombras de Luna

El día anterior la lluvia lo había estropeado todo, hasta un cruce bonito y cercano de la ISS. Nos quedaba la esperanza de una mejora para el sábado, pero amaneció un día londinense, blanquecino, sin color, y como otra de tantas veces arrugué todos mis apuntes digitales para tirarlos a la papelera. ¡Cuántos árboles cortados! Borrón y cuentas ¿qué me cuentas? seguro que algunas nuevas para un próximo mes.

          Fue a eso de las 3 y mucho o 4 y poco de la tarde cuando una luz azul invadió la ventana, un balance frío de blancos compitiendo con el tungsteno cálido de invierno y al ver aquel levantamiento de nubes mi moral también lo hizo y aquella agua de borrajas se convirtió en caldo gallego de navizas con buen unto y aquellos preparativos ya olvidados, volvieron a cobrar sentido desde la papelera de reciclaje.
         Íbamos con el tiempo y depósito muy justos, como el mes y mis ánimos, pero los cálculos de ruta estaban hechos ya desde las navidades. No nos pilló por sorpresa.
          Dejé al bueno de b:Deícar a los pies de la montaña y sus pies se pusieron en polvorosa y a pesar de ir bien cargado con un extra telescópico y tripié de otro gato, superó su propia marca. Hasta tal punto que recibí su llamada de haber hecho cumbre sin yo haber llegado a la localización desde donde haría la foto. 
          Todo bien, todo perfecto. Desde la falda de la montaña que me encontraba vi como la sombra de ésta, proyectada por el Sol a mi espalda, iba tapando la calidez granítica de la cima donde b:Deícar esperaba. 
          Saqué telescopio para acoplarle la zapata y montarlo sobre el trípode, pero al ir sacar el trípode, vi que no estaba donde debería. Busqué en la guantera y hasta en los bolsillos del forro polar por si las moscas, pero tampoco. Me lo había olvidado entre tanta prisa emotiva y ahora que no podía echar la culpa a las nubes, que las había amenazantes, no iba a permitir que todo aquel esfuerzo cayese en saco roto. Más que nada por la dura escalada de mi modelo, que por segunda vez era partícipe de aquella locura.
           Pero como todo lo que se busca con esfuerzo y dedicación, la cosa acabó saliendo. A pesar del sprint que me marqué por los estrechos arcenes telescopio al hombro. A pesar de aquella ridícula posición en cuclillas, con mi telescopio apoyado en la viga asesina y mutiladora de moteros de un quitamiedos de la carretera; la única visión esquiva de cables frondosos y árboles de alta tensión. A pesar de todos los coches que moderaban su paso al rozarme la espalda con las sospechas de la colocación de un nuevo radar.
          Pude sentir otra vez ese placer indescriptible del que está haciendo una foto para detener el tiempo, sin trampa trama ni cartón con pluma, con prisa pero con pausa y en el más atronador silencio roto por el obturador; sensible ruido que suele aparecer en estas fotos que a todo el mundo molesta y a mi tanto me llena de orgullo.
         …si te tapas los oídos, las escucharás mejor.


          La visión de b:Deícar sería otra bien distinta pero igual de cautivadora, al no poder atenderle el móvil en sus muchas llamadas por mi estado de agitación funambulista arcenera, no pudo conocer hasta minutos después que aquella gigantesca Luna había proyectado su silueta a 3 kilómetros y yo había dado con el eje de su sombra en la cima de la montaña.
Dani Caxete

14 comentarios:

  1. Enhorabuena Dani, astrofotógrafo de campaña, colocando fotones usando geometría y no fantasía ;)

    ResponderEliminar
  2. Bufff!!! Simplemente tremenda!!! Es un himno al tipo de fotografía que haces, la foto soñada, en fin, como me gustaría saber hacer este tipo fotos, aunque fuesen mil veces peor. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  3. Buenisima, me encanta tanto la foto como el relato de las aventuras para conseguirla. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena a ambos por el magnífico resultado conseguido ! una imagen espectacular, recompensa a tan buen trabajo de preparación
    Felicidades a los dos
    Jesús y Pepa

    ResponderEliminar
  5. muchas gracias!!!! sin lugar a dudas una foto que no sería la misma sin la ayuda de b:Deícar. Ese pequeño puñado de píxeles en la cima y sobre la Luna que marcan la diferencia al concentrar en ellos todo su esfuerzo y locura contagiada y espero que contagiosa. La diferencia entre realizar una foto preparada a preparar una foto realizada es bien distinta; la primera te dejará una gran historia y conocimientos con el paso de los años, más allá de la imagen. La segunda solo será una imagen más, vacía y falsa.

    ResponderEliminar
  6. Menudo proeza y ¡que nervios! Felicidades a los dos por su consecución y enhorabuena por su publicación en APOD.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Encaramarse al borde de cualquier horizonte está bien, admirar vistas y perspectivas es algo muy grato que se comparte muy a gusto con todos. Pero ese horizonte inobservable desde mi punto de vista (yo tenía otro, lógicamente) no sería posible sin Dani.
    Posiblemente todo lo que se pasa muchas veces por entre rocas, nieblas y otros muy diferentes paisajes no son nada comparado con los viajes abordo -entre risas, muchas veces- escuchando sus magistrales clases.
    Muchas horas de sueño y cálculos que a veces los echa a perder el tiempo; pero nada de eso supone obstáculo.
    Tiene una voluntad de hierro.
    Orión a esas horas y con tanta luz se deja ver tímidamente pero merece la *pena
    Enhorabuena Dani
    Y por la parte que a mí corresponde, gracias a todos; pero aquí el que rompe con la pana es el maestro Danikxt


    [*peña en lengua galaica]

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno sería un tercer acompañante con la botella del LK, si es que no avisáis... sois unos fenómenos!!!

      Bicazos a moreas :)

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  8. Merecidísima APOD: Me he alegrado un montón al verla.
    Parabéns!

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena por el fotón y el merecido APOD.
    Una gran foto, sin duda. Con todo lo que lleva detrás.
    El relato y el compañero, ya es la leche.

    ResponderEliminar
  10. La luna, bella. Escribo bajo su luz no tan perfecto pero con pasión.http://bitacorasdeluna.blogspot.ch/?m=0

    ResponderEliminar